En la mañana de este jueves antes del inicio de la Sesión Ordinaria de la Cámara de Senadores, se llevó a cabo el “Homenaje a los protagonistas del Raid que unió Asunción, Buenos Aires y Montevideo el 23 de octubre de 1942”.

En la persona del Dr. Gilberto Ferro Bogado (jefe de ruta del Raid), se hizo el reconocimiento a pedido del senador Miguel López Perito, quien solicitó honrar a aquellos hombres que se embarcaron en una aventura que representó todo un récord continental en su momento. Con el acompañamiento del presidente de la Cámara Alta, el senador Fernando Lugo, se hizo entrega de placas y medallas alusivas al citado acontecimiento a los familiares de los ya fallecidos.

Durante su intervención y presentación, López Perito recordó que un grupo de jóvenes idealistas, todos estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Asunción, que competía fuertemente en las regatas universitarias y que se habían consagrado campeones, se animó a enfrentar el desafío en una falúa.

Ese entusiasmo juvenil estaba apoyado por una personalidad importante en esa época, se trataba de Sir Eugene Millington Drake, Ministro Extraordinario de Gran Bretaña y Embajador Cultural de su país en América Latina, el diplomático fue un destacado remero del “S Remos” y campeón de la regata universitaria Oxford-Cambridge y de Henley Royal. Enterados de su presencia en Asunción los estudiantes solicitaron una reunión con él para pedirle apoyo a fin de poder cumplir la aventura.

Sir Eugene presenció los entrenamientos de los remeros, quienes se ganaron su confianza y coordinó todo lo relativo al viaje con intervención del Consejo Británico con sede en Montevideo, también recibieron una estrecha colaboración del Consejo Nacional de Cultura Física del Paraguay, presidido entonces por el General de División Gilberto Andrada.

En su relato, recordó que el día 23 de octubre de 1942 aproximadamente a las 18:00 hs., las sirenas de los barcos fondeados en la bahía y cientos de personas con pañuelos blancos agitados al viento despedían en el puerto de Asunción, a un equipo de diez remeros estudiantes de la Facultad de Derecho en una aventura llevada a cabo a puro sacrificio, así comenzaba la hazaña en una falúa marinera con capacidad para ocho bogadores, un timonel y un suplente. Dicha embarcación había sido concedida a préstamo por el comandante de la Armada Nacional, el Capitán de Fragata Norberto Jara Román.

El equipo universitario estaba integrado por Fernando Saguier Iturburu (presidente de la delegación y capitán de la falúa), Gilberto Ferro Bogado (jefe de ruta del raid), José María Rivarola Matto (secretario de relaciones), Carlos Zuccolillo (secretario administrativo), Víctor Manuel López Jara, Elías B. Mendoza, Luis María Vega, Agustín Corrales, Germán Jara Lafuente y Carlos Alberto Scolari.

Acompañaba a esta embarcación un bote de regata, del tipo O.I. de cuatro remos largos con timonel, propiedad del Club Nacional de Regatas El Mbiguá, la que era tripulada por tres remeros mbiguenses, Ernesto Reuter, Guillermo Sequera y Francisco Palau, y dos del Club Deportivo Sajonia, Gofredo Corina y Víctor Gracia. Durante la larga travesía no fueron pocas las dificultades que debieron superar.

El 9 de noviembre exhaustos pero con una gran alegría los remeros paraguayos hicieron su entrada triunfal en la ciudad de Buenos Aires, con dos días de anticipación al cronograma del viaje. El día 11, durante las regatas internacionales en el sector del Tigre, el equipo paraguayo fue recibido con emocionados aplausos por el público y competidores de la prueba náutica sobre río Luján.

La delegación Nacional fue invitada por el presidente argentino, el Dr. Ramón Castillo a un brindis de honor en adhesión al éxito logrado, fue en el yate presidencial “Tecuara”, con la presencia de ministros, Sir Eugene Millington Drake, el embajador paraguayo en Buenos Aires, Coronel Juan Manuel Garay y personalidades de la Federación Argentina de Remo.

En la capital porteña tuvieron un nutrido programa de agasajos ofrecidos por altas autoridades oficiales, diplomáticas y sociales de la Nación Argentina que se prolongó durante veinte días, luego de que se diera las condiciones climáticas favorables siguieron viaje hasta la capital uruguaya.

Así, al atardecer del 5 de diciembre de 1942 llegando sanos y salvos a Montevideo – Uruguay y entonando el canto victorioso de “Patria Querida” se cumplía la segunda y última etapa del raid por los ríos Paraguay, Paraná y de la Plata.

De esta manera el equipo paraguayo de remo, jóvenes estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales ingresaban a las páginas de historia del deporte náutico nacional, un verdadero récord continental.

“Hoy a 75 años de aquella hazaña solo queda uno de los integrantes del grupo, el Dr. Gilberto Ferro Bogado jefe de ruta del raid, ‘el último sobreviviente de una gran Aventura’, y es justo rendir un homenaje a las personas que realizaron esta aventura fabulosa y que hoy son un ejemplo para las nuevas generaciones”, dijo el legislador, visiblemente emocionado.