SE REINICIA MENSURA JUDICIAL

 

Las gestiones y el acompañamiento realizado desde el gabinete del senador Miguel López Perito, han dado su fruto, al conocerse en la víspera la publicación de la Resolución N° 390/18, de fecha 15 de marzo del 2018, de la Presidencia del Instituto Nacional del Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), que ordena la prosecución del juicio caratulado sobre mensura judicial – Expediente jurídico Nº 3952 año 2017, tramitado en el Juzgado de Primera Instancia  Civil y Comercial de Curuguaty, conocido como  Ex Colonización Militar.

De esta forma, se concreta la promesa realizada por el titular del ente agrario, Justo Cárdenas, quien anunció que ordenaría el reinicio de la mensura judicial que había sido suspendida en noviembre del año pasado; supuestamente por falta de garantías.

Cárdenas, quien se reunió la semana pasada con pobladores de la localidad de Yvyrarobaná, departamento de Canindeyú, en presencia del legislador de Avanza País, dijo que la mensura judicial correspondiente a unas 45 mil hectáreas de tierras, se reiniciaría en breve y desde entonces los afectados quedaron pendientes del cumplimiento de sus palabras.

Inclusive, los lugareños habían llegado desde la  mencionada localidad y montaron su carpa frente al local estatal como medida de presión hasta lograr una respuesta favorable.

Esmelda Ríos, líder de la comunidad, señaló que conocida la noticia volverán a sus casas satisfechos, y que el siguiente paso a seguir consiste en aguardar  la notificación al Poder Judicial para que establezca la fecha exacta para el inicio de los trabajos que deben ser realizados por topógrafos para la confección de los planos.

“Ya nos vamos a nuestras casas a llevar la buena noticia a los demás compañeros que se quedaron en vigilia”, agregó, dijo la mujer que luego de retirar copias de las resoluciones emanadas por el Indert.

Además de la resolución que ordena el reinicio de la mensura judicial, el Indert dio a conocer otra documentación en la que solicita la provisión de 50 kilos de víveres para cada familia acampada en la zona de Yvyrarobaná.

Según datos oficiales, alrededor de 150 familias son las que viven en estos lotes y aguardan desde hace años la solución de esta problemática de la tierra que les afecta.